Skip to Content

Beneficios del Cumplimiento en la contratación de servicios tercerizados

Desde 2014, los programas de cumplimiento han ido ganando cada vez más fuerza en Latinoamérica. Empresas de todos los sectores están prestando atención a este asunto. Vea más en este artículo.

Desde 2014, los programas de compliance han ido ganando cada vez más fuerza en Latinoamérica y son adoptados por multinacionales y corporaciones que mantienen relaciones comerciales con países extranjeros.


Uno de los puntos principales a la hora de establecer contratos, como la evaluación de riesgos, ha merecido especial atención por parte de las empresas, ya que la legislación obliga a las organizaciones implicadas en actos de corrupción contra la administración pública nacional o extranjera a rendir cuentas y permite el castigo. Además, es aplicable el concepto de responsabilidad solidaria, que la empresa contratante puede ser penalizada por cualquier acción irregular de los empleados y de terceros que pueda beneficiarla de alguna manera.

 

En el pasado, el precio se tomaba en consideración al contratar un proveedor o servicio de terceros. Sin embargo, hoy en día es esencial evaluar la reputación de la empresa en vista de sus valores, idoneidad y prácticas en la lucha contra la corrupción. En este caso, durante la fase de selección para contratar a una empresa tercera, es relevante hacer el seguimiento de la reputación y, con ello, la tecnología se convierte en un aliado.

 

Con el módulo Contingent Workforce Management de SAP Fieldglass es posible digitalizar de punta a punta todo el proceso de contratación de trabajadores de terceros: desde la conclusión del contrato hasta la última aprobación de los servicios realizados, aportando beneficios a toda la organización. Permite a las empresas encontrar, obtener y gestionar a terceros con arreglo a normas de cumplimiento estrictas, accediendo a información en tiempo real para predecir mejor los costos, medir el rendimiento y planificar mejor los diferentes recursos necesarios.

 

Otra cuestión importante que afecta a terceros es la posible caracterización del conflicto de intereses, en vista de los intereses comerciales, financieros, políticos o personales, que pueden interferir en el juicio de los profesionales que desempeñan sus funciones para la organización. Además, es esencial que la empresa contratante haya establecido un Código de Conducta, con información pertinente sobre lo que la empresa contratante espera de sus proveedores en cuanto a sostenibilidad, seguridad, salud y conducta de sus empleados.

 

Este control no sólo debe hacerse en el momento de la contratación. Durante el período del contrato, el contratista se encarga de proporcionar orientación y capacitación a sus proveedores, así como de realizar auditorías periódicas para evaluar su desempeño. Esto beneficia a toda la cadena de suministro y garantiza que la empresa no corra riesgos legales o de imagen, ya que cualquier acto que no esté dentro de la conducta de la organización puede dar lugar a pérdidas continuas y difíciles de controlar.

 

Aunque la implementación de un programa de Compliance genera costos en un primer momento, es fundamental para la salud financiera y económica de una empresa, ya que esta medida permite ver y crear programas de prevención de riesgos, lo que asegurará un resultado a largo plazo basado en la reducción de costos y la mejora de los resultados.

Insights de Negocios